marzo 03, 2010

Ayuda Idónea

Una muy querida hermana de mi iglesia me presto un libro que a ella le ha ayudado mucho en su matrimonio y quiso compartirlo conmigo. Se llama "Creada para ser su ayuda idónea" (Debi Pearl), actualmente lo estoy leyendo, pero me ha impactado tanto que no quise esperar a terminarlo para compartir con ustedes algunas partes que en lo particular para mi están siendo de mucha bendición. En esta ocasión les compartiré un corto, pero muy interesante análisis respecto al término "ayuda idónea".

"La palabra ayuda idónea aparece únicamente dos veces en la versión Reina Valera 1960 - Génesis 2:18 y 20. Sin embargo, es traducción de una palabra hebrea -ayzer- que se encuentra 21 veces en la Biblia hebrea. Aparte de las dos veces que se traduce como ayuda idónea, se traduce simplemente ayuda otras 19 veces. El estudio de las palabras hebreas revela que significa socorrer o uno que ayuda. Mi corrector insistía en que yo debía juntar las dos palabras como muchos suelen hacerlo, mediante un guión (ayuda-idónea). Pero lo he usado en todo el lilbro tal como aparece en la Escritura -como dos palabras (ayuda idónea), lo que significa que Eva fue creada para ser ayuda (sustantivo) que era idónea (adjetivo), adecuada para las necesidades de Adán. La misma palabra idóneos en 2 Timoteo 2:2 se traduce de diferentes maneras en otras partes del Nuevo Testamento. Las palabras usada en español en estos pasajes arrojan luz adicional sobre este concepto: Mateo 3:11; Lucas 22:38; 1 Corintios 15:9; 1 Corintios 2:6, 16; 2 Corintios 3:5. Recomiendo que consultes estos versículos. Te ayudarán a comprender mejor tu posición delante de Dios como ayudante "idónea" para tu marido. Al leer estos versículos, llamaron mi atención las palabras digno, suficiente, competente, apropiada, perfecta, buena y bien equipada. Eso es lo que yo quiero ser para mi marido."
Cuando lei este pasaje, mi espíritu se sintió tremendamente inspirado, entendi la función que Dios ha destinado para mi dentro de mi matrimonio. Admito que mi carne no se sintió totalmente cómoda con este concepto, y probablemente mas de dos feministas o seguidoras de la corriente de equidad de género se horrorizarán ante la idea de desear ser una ayuda idónea, como si esto significara rebajarme como ser humano ante mi esposo. Dios no rebaja a nadie, simplemente le ha asignado a cada quien un papel específico dentro del matrimonio y si estamos dispuestas a cumplir con la parte que a nosotras se nos dió, definitivamente tendremos un matrimonio feliz y exitoso, después de todo, si Dios lo creo, El debe saber mejor que nadie como hacerlo funcionar de la mejor manera!
Muchas bendiciones.
Alma Celina

2 comentarios:

  1. Me encantó tu reflexión, predico a las mujeres todo el tiempo, y siempre estoy en busca de estudios y nueva luz.
    Dios te bendiga siempre
    Con amor
    Camucha

    ResponderEliminar